0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Recorrer el mayor viñedo del mundo, como es el castellano manchego, es sin duda conocer mil y un parajes, diversos, distintos, en algunos casos hasta antagónicos, pero todos ellos llenos de una extraordinaria belleza, cuyo cordón umbilical es la vid.

La vid, mejor dicho su fruto; el vino, es también el nexo de unión de su rica y variopinta gastronomía. Sus platos y sus vinos conformar el binomio perfecto, son como Sancho y Don Quijote, obra esta, por cierto que se puede considerar un auténtico compendio de la cocina manchego castellana. Cervantes hace referencia en esta obra a unas 150 recetas y platos típicos de la Comunidad Autónoma.

De algunas de estas riquezas, en su versión historicista se pueden disfrutar en los Museos del Vino de Castilla La Mancha. Aunque es extremadamente recomendable si se visitan estas mayestáticas tierras no dejar escapar un buen plato de Duelos y quebrantos, un Pisto, unos gazpachos manchegos, mi abuela Carmen los hacia de rechupete en Hoya Gonzalo (Abacete), o las excelentes migas, eso sí todo ello regado con cualquiera de los vinos que producen sus distintas denominaciones de origen.

MUSEO DEL VINO: VALDEPEÑASMUSEO DEL CARRO Y APEROS DE LABRANZA: TOMELLOSOMUSEO - BODEGA DE FERNANDO MEGIA: VALDEPEÑASTORRE DEL VINO: SOCUÉLLAMOS
Ir Arriba