0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Murcia, como la mayoría de los pueblos de la Cuenca Mediterránea, tiene sus antecedentes vitivinicolas en el mundo fenicio y un fiel heredero de ese mundo fue la civilización púnica, que conto con una destacada presencia en esta región murciana. Uno de sus mayores exponenete vitivinícolas es el reflejado por el agrónomo Magón, su tratado puede considerarse como la “Biblia” no sólo de la agricultura cartaginesa, sino también de la romana y a través de ésta, de la árabe. 

Sabemos que tras la destrucción de Cartago en el año 146 a.c. , el Senado romano mando traducir los 28 libros del tratado agronómico de Magón al latín y que esta traducción fue seguida por otras tres en griego. De los 66 fragmentos conservados de la obra magoniana, doce de ellas tratan sobre la arboricultura frutal y la viticultura. La obra de Magón fue en consecuencia una auténtica enciclopedia agrícola. En este sentido Varrón define la obra como una suma de todos los conocimientos adquiridos en materia agrícola hasta la fecha.

Una parte de esa dilatada historia vitivinícola de Murcia la podemos encontrar en sus pueblos, en sus campos y por supuesto en sus museos del vino. Que como esta sugerente y artística foto nos ofrecen y nos desgranan los entresijos de ese acervo cultural nacido en el Mediterráneo, y entre los cuales la vid y el vino forman una parte sustancial de la misma. 

MUSEO DEL VINO DE BULLASMUSEO DEL VINO: JUAN CARCELÉN. JUMILLA
Ir Arriba