0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

BODEGAS ASCENSIÓN REPISO - PAGO DE TASIO

No le debió ser fácil al rey vacceo Hilerno reunir y sobre todo poner de acuerdo a vettones, vacceos, olcades y carpetanos para formar una confederación allá por el año 193 a.c. para enfrentarse a la amenaza romana. Pero lo consiguió y durante algunos años los celtiberos, unión de iberos y celtas, origen y fundamento de Castilla y como una de sus tribus mas poderosas y representativas los vacceos, hicieron frente a las razzias y saqueos de los romanos.

Sí debió ser, por el contrario, mas fácil, para el rey Hilerno, ofrecer a sus invitados un buen vino para brindar, porque estas tierras de la Ribera del Duero, como así lo atestiguan los hallazgos arqueológicos, eran tierras de Cordero y Vino, mucho antes de la llegada de los romanos.

El equipo que lidera Carlos Sanz Minguez, profesor y arqueólogo de la Universidad de Valladolid y que dirige las excavaciones en Pintia, Cerca de Pesquera del Duero, ha rescatado de las profundidades de las Necrópolis de Las Ruedas enterramientos funerarios vacceos datados entorno al año 300 a.c., ajuares compuestos por elementos de servicios de bebidas, jarras de pico, copas, oinoches y parrillas para asar carne entre otros elementos, lo que confirma el consumo de Vino y Cordero por estos antiguos pueblos castellanos. En Pesquera del Duero han sabido darle continuidad a esta ancestral cultura del vino y actualmente es un centro productor y elaborador de grandes vinos, una de esas bodegas es Ascensión Repiso - Pago de Tasio.


Ascensión Repiso y Pago de Tasio, son dos nombres para una misma bodega situada en el castellano pueblo de Pesquera del Duero (Valladolid), donde la uva, casi de forma natural se convierte en vino. Tal es la bondad de su suelo, de su clima y de sus viñedos y todo ello conjurado con la mano del hombre.

Sus viñedos ofrecen una gran calidad por darse en suelos de buena textura, medianamente calizos y bajos en contenido de materia orgánica con un pH comprendido entre 7 y 8,5. Y porque sus habitantes son personas de gran tenacidad y con una larga tradición y experiencia viticultora y bodeguera.


Hablar en Pesquera del Duero de artesana tradición familiar es hablar de Ascensión Repiso, nacida en este vallisoletano pueblo, corazón de la actual Denominación de Origen Ribera del Duero.

Elaborar y criar vinos es algo intrínsico y natural para esta familia, bien conocedora de la riqueza de sus tierras y sobre todo de sus viñas, que cuidan con esmero y con mimo, realizando permanentes controles del estado de la uva, para garantizar la salud de las mismas y vendimiarlas en su momento justo, de forma manual y en pequeñas cajas para que llegue a la bodega con todas sus cualidades.

Para hacer un buen vino hay que contar primero con una buena materia prima y en Pago de Tasio, cuentan con esa materia prima, una pequeña explotación de viñedos propios, de la variedad Tempranillo o Tinta del País, como la denominan por esta zona.

Ascensión, su marido y su hija son los encargados de mantener esta bodega artesana y familiar, sin renunciar por ello a aplicar nuevas practicas enológicas y contar en sus instalaciones con técnicas y equipos modernos.

En la nave de vinificación, donde lo primero que sorprende es su limpieza y asepsia, cuentan con varios depósitos de 5.000 y 10.000 litros de capacidad lo que permite un mayor contacto entre el hollejo y el mosto, obteniendo así una mayor extracción de color y aromas.

Su objetivo conseguir vinos de calidad, capaces de competir en un mercado cada vez mas exigente.

Sin duda alguna una apuesta valiente y arriesgada, que está dando sus frutos, pues sus caldos, no solamente tienen el marchamo de calidad, sino que también tienen un sello de distinción y personalidad propia, recogiendo así el esfuerzo, el empeño y la pasión que le pone Ascensión y su familia. 


Ascensión Repiso - Pago de Tasio, no es una bodega de grandes dimensiones, pues elaboran una pequeña producción de vino entorno a 20.000 botellas anuales.

Estas limitadas producciones permite observar con mayor y mejor detalle la evolución de los caldos en cada una de las barricas donde reposa, barricas de roble en las que se anotan distintas marcas con tiza que indican el desarrollo y evolución de los vinos. Y que posteriormente reposaran durante un tiempo determinado en la botella para su afinamiento y redondez.


En Pago de Tasio, trabajan con tesón en sus viñedos, en su nave de vinificación y en su bodega y como nos comentaba Ascensión, para ellos es muy gratificante saber que sus vinos forman parte de los momentos especiales de sus clientes y consumidores. Es una satisfacción para esta familia bodeguera conocer directamente a sus clientes, hablar con ellos de sus vinos, de las vicisitudes de la cosecha, de las dificultades encontradas en el camino, desde la uva a la botella y sobre todo de la singularidad y características de cada vino. Por ello forman parte también del circuito enoturístico de la Denominación de origen Ribera del Duero y organizan catas en el interior de su bodega.

Ascensión Repiso y su familia han puesto, desde luego, ilusión en este maravilloso proyecto, que es convertir la uva en vino, a esa ilusión le han añadido sus conocimientos y sabiduría. Y Apoloybaco tuvimos la suerte de impregnarnos mediante las palabras y explicaciones de Ascensión de ese empeño y de esa pasión por el vino. Visitar esta pequeña pero entrañable bodega es un lujo al alcance de todo los aficionados y amantes del mundo de los vinos y que nosotros recomendamos sin ningún lugar a dudas.

< Pago de Tasio; Elaborado con la variedad tempranillo, ha permanecido doce meses en barricas nuevas de roble. Presenta un delicioso color púrpura, brillante y de gran intensidad, con ribetes violáceos. En nariz muestra una extraordinaria complejidad, donde destaca la fruta madura y notas confitadas, que acompañan a aromas balsámicos, con destellos de canela y caramelo.

En boca es aterciopelado, carnoso, muy sabroso, con presencia tánica, pero dulces y suaves, de gran estructura y equilibrio, con un postgusto prolongado y recuerdos por vía retronasal de la fruta madura.

> Anastasio Salgado; de la variedad tempranillo, cuenta con una crianza de seis meses en barricas nuevas de roble americano. De color rojo cereza con borde granate. Intensos aromas a fruta roja (frambuesa, cereza), sobre un fondo de laurel y regaliz.

Su paso por boca es franco, con presencia de fruta, muy armonioso, elegante y de una tanicidad viva y sin astringencia, con un final persistente.

DIRECCIÓN:

Ctra. De Valbuena, s/n - 47315 - Pesquera del Duero (Valladolid)

Tel: 983 870 178 / 630 447 926. Fax: 983870178

E-mail:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Web: www.ascensionpagodetasio.net

Ir Arriba