Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Centro urbano.
Calle José de Velilla, 1. 41001 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Tapa destacada: Boquerones en adobo. 

Otras tapas: Ensaladilla, pavia de pescada y huevas con mahonesa.
 

 

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente
 

Este articulo está dedicado a la magnifica historia que tiene en Sevilla las tabernas y cervecerías Blanco Cerrillo. Esa merecida fama de taberna sevillana con solera se la ha ganado a pulso durante varias generaciones de sevillanos. Muchos escritores, cronistas y periodistas sevillanos hacen mención a algunos de esos bares y tabernas con solera que son las cervecerías Blanco Cerrillo.

Blanco Cerrillo es un nombre y apellido ilustre en la historia tabernaria de Sevilla. Fundada en 1926 por José Blanco Cerrillo, patriarca de la familia, las tabernas y bodegas Blanco Cerrillo se dispersaron por la ciudad probablemente aupado por la fama de su primer enclave, la bodega Blanco Cerrillo que hubo, hasta no hace mucho tiempo, en la Casa de la Moneda de Sevilla, junto al antiguo Coliseo España.

Entre los que ya han cerrado sus puertas están, además del ya citado de la Casa de la Moneda, el de la Republica Argentina. Permanecen abierto todavía el de la Huerta del Hierro, al final de la Avenida de la Cruz Roja, el de Plaza Nueva y el más famoso de todos, este que comentamos ahora de la calle José de Velilla, una bocacalle de Tetuán y fácilmente localizable por el aroma que deja en muchos metros a la redonda sus famosos boquerones en adobo, presentes en su pizarra de tapas desde 1963.

Todo sevillano que se precie sabe donde está ubicado, pero para el forastero que pasee por el centro de Sevilla, tampoco pasará desapercibido, el penetrante y llamativo olor a adobo le guiará hasta sus puertas.
Su propietario y fundado, D. Francisco Blanco López, ha recibido en todos los años que desempeñó su profesión, el reconocimiento de la ciudad, y el de la Asociación de Hostelería de Sevilla, que le concedió en el 2003, la Medalla de Oro del gremio de Hostelería. Allí en un diminuto y siempre abarrotado local, la fama (algo exagerada en nuestra opinión) la tienen los boquerones en adobo, (casi 50 kilos diarios se fríen), su ensaladilla, la pavía de pescada y las huevas con mahonesa, extraordinarias desde nuestro punto de vista. 

El secreto del éxito, tanto de la ensaladilla como de la hueva con mayonesa, es su cremosa textura, su perfecto punto de sal y aceite y la calidad de sus ingredientes caseros y servida al estilo sevillano, con las patatas cocidas y las verduras muy bien picados. El local, como casi todos los de su estirpe,  es pequeño, aunque afortunadamente en este caso dispone en el exterior de algunos veladores que facilitan la degustación de sus productos.

Apoloybaco estuvo en el Blanco Cerrillo de la calle José de Velilla, un mediodía muy caluroso del mes de Junio de 2008 y como no podía ser de otra manera, las tapas que pedimos fueron aquellas que le han dado fama en toda Sevilla: los boquerones en adobo y la ensaladilla. Y comprobamos la calidad de ambas. La segunda visita a Blanco Cerrillo se produjo ya entrada la noche y como se puede observar en la fotografía, los veladores a pie de calle son siempre muy solicitados.

Cierto es que los boquerones en adobo prometían más, al menos por el olor que se desparramaba en la calle, pero en cierto sentido no alcanzó a satisfacernos del todo. Demasiada harina quizás, no demasiado calientes y con la impresión de que estaban recalentados. Algo raro en cualquier caso y que de alguna manera desmerece la fama que tienen. En cualquier caso visitar el bar Blanco Cerrillo de la calle José de Velilla es una experiencia gratificante y una magnifica oportunidad en pleno centro comercial de disfrutar de una buena cerveza al tiempo que se hacen las compras. 

   

 

Arriba