Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Centro urbano - El Arenal.
Calle Adriano, 24. 41001 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Tapa destacada: Rabo de toro.

Otras tapas: Chipirones, menudo y arroz.
 

 

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

El Bar Taquilla tiene el privilegio de estar situado justo enfrente de uno de los monumentos taurinos mas importante del mundo, la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería en Sevilla. En pleno epicentro del arte de la lidia, el Bar Taquilla toma el nombre precisamente por estar ubicado justo enfrente de las taquillas del coso del Baratillo. Encrucijada de la Sevilla taurina y la Sevilla cofrade (A solo unos metros está la Iglesia del Baratillo), el Bar Taquilla tiene, además de una situación privilegiada, una magnifica carta de tapas, verdadero motivo de aparecer en esta sección gastronómica de Apoloybaco.

Siempre es buen momento para visitar este típico rincón sevillano, pero que duda cabe, que son en los días en los que coincide en que hay festejo en la Maestranza, cuando el Bar Taquilla luce todo su atractivo. Concurrido siempre, lugar de tratos a la antigua usanza, sitio para el trapicheo con las mejores localidades de sombra de la Plaza de Toros, el Bar Taquilla tiene ese sabor y ese color a Feria de Abril, que solo es visible en la capital de Andalucía. 

El Bar Taquilla es punto de reunión de aficionados al toreo, de clientes en busca del tipismo de una taberna, del colorido de unos carteles de toros y del placer de su cocina. De siempre el Bar Taquilla ha ofrecido en su carta de etapas el rabo de toro, aunque últimamente no siempre está disponible. El bar no es demasiado grande y su barra, pequeña pero cómoda, casi siempre, está muy concurrida. En días de sol algunas mesas en el exterior permiten al cliente gozar de un espectáculo incomparable: el bullicio de la previa a una corrida de toros en La Maestranza.

Apoloybaco estuvo en el Bar Taquilla un miercoles de Feria de Abril, justo antes de entrar en la Maestranza y pudimos comprobar como además de tipismo, decoración taurina y ambiente, el Bar Taquilla ofrece a sus clientes algunas especialidades culinarias muy sevillanas que le convierten por derecho propio en merecedor de estar entre los establecimientos que Apoloybaco recomienda. Sus chipirones a la plancha en salsa verde son magníficos, el menudo de ternera (sólo los sábados) muy bueno y los viernes suelen preparar un arroz excelente. 

Estar frente a la taquilla oficial de la Maestranza, supone además un motivo añadido para visitarlo. En sus alrededores pululan un enjambre de personas dispuestas a venderte, al mejor postor, las mejores localidades de la Maestranza. El arte de la reventa y el regateo es aquí donde cobra su máxima expresión y cuando nadie encuentra una entrada, probablemente la solución está en pasarse por las inmediaciones del bar Taquilla, pero cuidado con la cartera. El sablazo puede ser de órdago.
El Bar Taquilla, como no podía ser de otra manera, es sitio de reunión de grandes aficionados al toreo. Allí confluyen ganadores, tratantes, intermediarios, toreros y novilleros, y entre sus cuatro paredes, antes y después de la corrida, los buenos aficionados comentan el desarrollo de la lidia. Si en Sevilla hay un torero contemporáneo al que se le rinde pleitesía, ese es Curro Romero. Al Faraón de Camas, los grandes aficionados le perdonan casi todo por un par de muletazos al natural o por una buena verónica con el capote. Sevilla y Curro Romero se identifican entre sí como lo más grande y este cartel colgado en una de las paredes del Bar Taquilla, recuerda con mucho arte, el octavo aniversario de la retirada de Curro Romero de los ruedos.

 

   

 

Arriba