francisco javier gandulFrancisco Javier Gandul Fernández (Sevilla 1949), es un gran aficionado al jazz, que durante más de dos décadas tuvo viva la llama del jazz en directo desde su club, el “Swing Café”, en Alcalá de Guadaira.

Gandul, abrió el local en 1987, cuando en Sevilla todavía se celebraba anualmente el Festival Internacional de Jazz de Sevilla. El número 17 de la calle de La Plata, era el epicentro del jazz en Alcalá de Guadaira, y la música en directo, tardes de jazz, o espectáculos de magia formaban parte del día a día en el Swing Café. Cantautores sevillanos, desde noveles hasta reconocidos músicos en el ámbito internacional, el escenario de este café se convirtió durante años en un lugar de encuentro para los amantes de la música en directo. 

El día que cerró el Swing Café, Alcalá de Guadaíra perdió mucho más que un bar de copas; perdió el ritmo del jazz y, sobre todo, un proyecto vital, el de Francisco Javier Gandul, un sevillano de 64 años que encontró todas las puertas cerradas en su lucha por mantener vivo un establecimiento emblemático, y que apostó musicalmente por potenciar, fundamentalmente, a los músicos sevillanos, tanto si eran conocidos o no, profesionales o músicos en proceso de formación. Eso no era óbice, para que en el escenario de su local, pasaran la gran mayoría de los músicos que llegaban a la capital a través del Festival de Jazz de la Provincia de Sevilla que organiza la Diputación Provincial de Sevilla, y que tenía, en el cercano Teatro Gutiérrez de Alba, una de sus paradas.

swing-cafe-gandul-apoloybacoTrás más de dos décadas abierto, la Sevilla jazzística perdió con el cierre del "Swing Café", mucho más que un bar de copas; perdió el ritmo del jazz y, sobre todo, un proyecto vital, el de Francisco Javier Gandul, una persona que encontró todas las puertas cerradas en su lucha por mantener vivo un establecimiento emblemático. La puntilla se la puso la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), que, en su afán recaudatorio, lo llevó a los tribunales con desigual fortuna.

El “Swing café”, fue otra dolorosa pérdida para la música de jazz en directo, y durante el tiempo que estuvo abierto, fue un punto de referencia ineludible en el jazz sevillano, y ese mérito, se debe fundamentalmente, a Francisco Javier Gandul.

MÚSICOSGRUPOSENTIDADES / INSTITUCIONESNOMBRES PROPIOS
Arriba