Título: El niño que bebió agua de brújula

Autor: Julio Mas Alcaraz

 

 

Probablemente el panorama poético actual esté contemplando la obra de una de las más importantes figuras poéticas, o al menos esa es la sensación que transmite este impresionante poemario de Julio Mas, El niño que bebió agua de brújula. Emoción y sorpresa, desolación y desgarro, son algunas de las sensaciones que pueden abordar al lector al enfrentarse a estos poemas escrito con un lenguaje excepcional y llenos de una imaginación portentosa, no baldía, sino con la capacidad de crear imágenes realmente sorprendentes de lugares o situaciones insospechadas.

Julio Mas ha arriesgado considerablemente en la elaboración de este libro y la literatura se lo devolverá con creces. Por ello recomendamos su lectura, donde el lector debe saber que su autor conseguirá arrastrarnos con él al cielo y a los infiernos que lo pueblan.

Poesía de mucha alturas y, como he leído en alguna de sus crónicas, estamos ante uno de esos libros que no tienen fecha de caducidad.

 

 

 

Julio Mas Alcaraz nació en Madrid en 1970. Hijo adoptado, pasó su infancia y juventud en Alicante. Es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales y MBA. Ha vivido, además de en las anteriores ciudades, en Chicago, Nueva York y Londres, donde ha desempeñado cargos de responsabilidad en organizaciones internacionales. Su primer poemario fue Cría del ser humano (2005). Como traductor ha publicado La diferencia entre Pepsi y Coca-Cola, Antología de poesía norteamericana contemporánea (2007), Vive o muere (2008), de Anne Sexton, y El juramento de la pista de frontón, de John Ashbery (2010). Sus poemas han sido traducidos a varios idiomas y aparecen en diversos libros colectivos y antologías.

Entre otras actividades relacionadas con la poesía, dirigió la colección Highway 66 y es miembro fundador del grupo de performance EX.PO.RA. En la actualidad estudia un Master of Arts en FIlmmaking en la London Film School y reside en Londres.

Arriba