El Museo Vivanco de la Cultura del Vino y la Escuela de Patrimonio Histórico de Nájera celebran, del 10 al 14 de noviembre de 2014, el XII Congreso de Museos del Vino, que anualmente convoca la Asociación de Museos del Vino de España. 

Bajo el título Arqueología y Vino, el Congreso ahondará en esta ciencia que, a través de la investigación de restos materiales, nos permite interpretar, y descubrir, más de 8000 años de historia entre vino y hombre. Una ciencia que desvela los misterios culturales, artísticos, sociológicos, geográficos y económicos de las distintas civilizaciones. 

José Miguel Martínez Zapater, director del Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino del CSIC; Juan Carlos Vera Rodríguez, Profesor Titular de Prehistoria de la Universidad de Huelva; Guillem Pérez Jordà, Doctor por la Universidad de Valencia e investigador del CSIC; Yolanda Peña Cervantes, Doctora en Arqueología por la Universidad Autónoma de Madrid, experta en vino romano y participante del proyecto arqueológico villa romana de Carranque; o Juan Manuel Tudanca y Carlos López de Calle, Doctores en Arqueología por la Universidad de Zaragoza y directores del proyecto arqueológico del cerro de San Bartolomé de La Noguera, promovido y financiado por la Fundación Vivanco de la Cultura del Vino, serán algunos ponentes de excepción. 

Diversos museos del vino nacionales acudirán a este congreso, cuya inscripción está abierta a cualquier persona interesada. Se trata del acontecimiento, de carácter anual, más importante que organiza la Asociación de Museos del Vino de España. El Museo Vivanco de la Cultura del Vino de Briones ostentó, de octubre de 2009 hasta el 2013, la presidencia de AMVE.

Cinco días para profundizar en la Arqueología y el Vino

Tal y como señala Eduardo Díez, Director de Enoturismo y del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, “todavía existen muchas historias que desentrañar y mucho conocimiento por descubrir, especialmente estudios científicos que aporten credibilidad a lo que en muchos casos únicamente son conjeturas. Por eso es fundamental congresos de este tipo, que tengan la capacidad de reunir a la comunidad científica y avanzar en el estudio de este producto tan singular. El respeto por nuestro pasado es la semilla de nuestro futuro. De hecho, el mundo del vino goza en la actualidad de una popularidad quizá sin precedentes. Los hábitos de consumo han cambiado y la percepción general que se tiene del vino, especialmente por las generaciones jóvenes, poco tiene que ver con la de hace unas pocas décadas. Ahora, insiste Eduardo Díez, “el público demanda mucho más conocimiento, y en este sentido el vino cada vez se percibe como algo más que una bebida y sus orígenes seducen por su rica historia.”

En este contexto, el XII Congreso de Museos del Vino se centrará del 10 al 14 de noviembre, bajo el título Arqueología y Vino, en tres ejes temáticos. Por un lado, los Planteamientos Arqueológicos de carácter general, centrados en la introducción de la vinificación en la Península Ibérica por parte de los fenicios, en la adaptación de los pueblos de la costa mediterránea peninsular y en la generalización de la vinificación en época romana. En segundo lugar, las ponencias ayudarán a interpretar los yacimientos arqueológicos del entorno riojano relacionados con la vinificación histórica. Por último, el congreso dedicará un apartado especial a los Proyectos de Investigación Arqueológica vinculados con la vinificación.

A estos contenidos hay que sumar otros temas habituales en las reuniones de la Asociación de Museos del Vino de España: información sobre la apertura de nuevos museos, proyectos enoturísticos, exposiciones institucionales, comunicaciones particulares y visitas a bodegas históricas, museos y yacimientos arqueológicos próximos. Este año destacan, entre otros, la visita a lagares rupestres, al Museo de la Romanización en Calahorra, o el encuentro que tendrá lugar en Bodegas López de Heredia, la más antigua de Haro, y a Marqués de Murrieta que, el pasado 21 de octubre, y tras más de ocho años de rehabilitación, reabrió el histórico Castillo de Ygay.

Arriba