Según la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (Esyrce) del año 2015 del Ministerio de Agricultura, el área de cultivo de viñedo, tanto de uva de mesa, como de vinificación repuntó un 0,42% y en 4.089 hectáreas en relación con el anterior, sumando 967.733 hectáreas. De esta superficie total de viñedo, unas 954.659 ha corresponden a viñedo de uva para transformación, que representa el 98,65% del total, mientras que el 1,35% restante y 13.074 hectáreas lo ocupaban distintas categorías de uva de mesa.

Las superficies de esta encuesta reflejan solo el resultado de una operación estadística por muestreo, realizada sobre la cubierta del suelo en el momento de la investigación de campo, llevada a cabo en el verano pasado. Por tanto, según apunta el Magrama, aunque suponen una referencia para analizar la evolución de este cultivo leñoso permanente, no es la cifra oficial de superficie de cultivo de viñedo, difundida posteriormente en el Anuario de Estadística Agraria de este departamento.

En uva de transformación se produce una mejora del 0,43% y de 4.118 hectáreas en relación a 2014, hasta sumar 954.659 hectáreas, en buena parte debido a la ejecución de derechos de plantación antes de su caducidad. De esta superficie, unas 599.327 ha estaban en secano, lo que supone 9.139 ha menos que en el año anterior, representando un 62,78% del total y unas 355.332 ha, un 37,22% del total, en regadío, con un aumento de 13.258 ha en relación a los resultados de la Esyrce de 2014.

Arriba