Para este mes de junio y después de haber pasado por Vinoble 2010, el comité de cata de Apoloybaco quiere recomendaros unos vinos malagueños. Es cierto que en Vinoble se pueden catar grandes vinos, sobre todo generosos y de distintos puntos de la geografía española y de otras muchas partes del Planeta. Por tanto se hace arto difícil poder recomendar tan sólo un par de vinos. Seguramente por la calidad y la excelencia de los vinos que se exponen en Vinoble, casi todos son recomendables, yo diría que muy recomendables. Pero como deciamos al principio, nosotros nos vamos a atrever con dos vinos de la Denominación de Origen Málaga y Sierras de Málaga. En primer lugar por su extraordinaria calidad y en segundo lugar porque se esta convirtiendo en una de las zonas vinícolas andaluzas y española que están mostrando una gran fortaleza en su desarrollo vitivinícola y enológico, convirtiendóse en una Denominación de Origen de gran potencialidad y futuro, tanto en el campo de los vinos generosos como en los denominados vinos tranquilos (blancos, tintos y rosados), con una mayor presencia entre los tintos.


< El Lagar de Cabrera: Vino tinto, procedente de la variedad Syrah, plantada en viñedos situados a más de 700 metros de altitud. La vendimia se realiza a mano y es transportada hasta la bodega en cajas de 20 kg. La fermentación se lleva a cabo en depósitos de acero inoxidable con temperatura controlada. El prensado se realiza en la prensa neumática de donde se obtiene el mosto yema. Grado alcohólico adquirido total 13,5% vol. De color picota e intensos aromas a frutos negros, regaliz y fruta sobremadura. En boca es potente y cálido, sabroso, equilibrado y untuoso, con un prolongado final. De los premios obtenidos destacan; la Medalla de Oro: Premios Bacchus 2008. Y la Gran Medalla de Oro: Concours Mondial de Bruxelles 2009. 

> Zumbral Conarte: Vino tierno moscatel. Se emplea la variedad Moscatel de Alejandría procedente de la Axarquía (zona oriental de Málaga) asoleada en las paseras de la zona. Los suelos son de pizarra en descomposición. La vendimia se realiza a mano y la recogida en cajas. La uva se coloca inmediatamente en los paseros para asolearla durante unos 15 días. Una vez alcanzada la concentración de azúcares deseada (unos 22 grados Baumé) se levanta el fruto asoleado y se lleva a Bodega para su molturación y prensado. Se emplea una prensa tradicional de capachas para poder obtener un mosto muy rico en azúcares en una cantidad pequeña dada la dificultad del proceso. El mosto fermenta muy lentamente, en depósitos de acero inoxidable con control de temperatura, hasta alcanzar unos 2 grados, y posteriormente se procede a su “apagado”. Cuenta con 12 meses de crianza en madera, botas de roble americano. Grado alcohólico adquirido total 15% Vol. Azúcares reductores 300g/l. Presenta un expléndido color Ámbar oscuro. Muy potente en nariz con notas de frutos secos, uvas pasificadas, tostados, miel. En boca es muy dulce aunque no resulta excesivo, untuosos, sabroso, con una acidez que equilibra muy bien el contenido en azúcares. En retronasal salen también los frutos secos y tostados. Tiene un final largo y muy agradable. Ya ha obtenido premios como la Gran Medalla de Oro: Cinve 2008 y la Medalla de Oro: Concours Mondial de Bruxelles 2009.


Bodega A. Muñoz Cabrera; Siete pequeñas botas de roble marcan el comienzo de toda la saga familiar dedicada a la elaboración del exquisito vino de la comarca de los Montes de Málaga a partir de la uva asoleada autóctona de la zona. Fue Juan Muñoz Navarrete quien fundó una bodega que en los años veinte del siglo pasado se encontraba ya consolidada. Juan transmitió los secretos de la crianza del vino a su hijo Antonio Muñoz Cabrera, propietario actual junto con los suyos de la bodega. A finales de los años setenta se inicio una etapa de innovación, todo ello sirvió para mejorar la ya altísima calidad de sus vinos. Recientemente la bodega ha asistido al nacimiento de dos hechos muy importantes. En 1997 se crea la sociedad Distribuidora Moclinejense de Bebidas Dimobe, a fín de poder ofrecer el servicio más distinguido y exclusivo a los clientes. Junto a ello la constancia y el empeño de Antonio Muñoz y sus hijos han permitido la apertura de un Museo de la Bodega, donde se recogen testimonios históricos de toda clase que narran su trayectoria; máquinas manuales, utensilios artesanales, antiguos depósitos de barro, entre otros, son objetos que ya han apreciado los numerosos visitantes al museo. Momentos y aspectos decisivos que hacen de la Bodega de Antonio Muñoz Cabrera, por su pasado tradicional y su emprendedor presente referente único en el mundo del vino moscatel de los Montes de Málaga.


 

Arriba