Desde aquí le damos la bienvenida al nuevo año. Este año 2004 esperamos y deseamos que venga cargado de ilusiones cumplidas y de esperanzas satisfechas, que sea un año en el que se aprueben y además con nota todas aquellas asignaturas pendientes que hemos ido dejando estos años atrás. Yo como cualquier otro terrícola tengo muchas, pero en la que realmente me gustaría sacar un "Cum Laude" es aquella en la que la luz, la transparencia y la alegría vuelvan a pasar con toda nitidez por los ojos de mi hija NEREA.

Para esta ocasión he sacado de "mi bodega" unos vinos especiales, dos de ellos han conseguido figurar entre los 100 mejores vinos del mundo del 2003 catalogados por la Wine Spectator, el Dominio de Tares y el Numanthia. Los otros tres vinos, además de tener en común el hecho de pertenecer a denominaciones de origen poco conocidas, son también de una calidad excepcional, paradigma de las nuevas técnicas y prácticas enológicas que desde hace algunos años se están aplicando en nuestro país y con tan buenos resultados. Sin duda alguna, son todos ellos vinos para regalar en estas fechas tan propicias para estos menesteres. 


< Dominio de Tares 2000. De la bodega Dominio de Tares en la Denominación de origen de El Bierzo Ofrece un color rojo picota intenso con matices violáceos en el menisco. En nariz se muestra potente en sensaciones, con notas frutales ( frambuesa, cereza madura), matices florales de violetas, todas ellas ensambladas con una madera fina que aporta notas de regaliz, toffe y vainilla. En boca, tiene un paso amplio, sabroso, pleno en sensaciones varietales, con un tanino amable pero presente y con una acidez bien integrada.

> Numanthia 1999. De la bodega Vega de Toro en la Denominación de origen Toro. Rojo picota, con ligeras irisaciones rubí, limpio y de gran luminosidad. Complejidad aromática con intensas notas de frutas negras maduras bien sazonadas y ensambladas con notas especiadas, torrefactados y recuerdos minerales. Su paso por boca se muestra seco y potente en el ataque, amplio, sabroso y bien equilibrado. Magnífica estructura, gustosa acidez y presencia de taninos finos. Final largo, elegante.


< Castillo de Luzón 1998. De bodegas Finca Luzón en la Denominación de Origen Jumilla. De color rojo rubí intenso, con matices atejados, limpio y brillante. Muy complejo en nariz, bayas silvestres compotadas y notas animales. Amplio, jugoso y bien estructurado en boca, con excelente cuerpo, armonioso y equilibrado, paso suave y persistente. De postgusto largo y noble, de gran amplitud y rico en taninos, y recupera aromas retronasales  a cacao y tostados.

> Colama - Merlot 1999. De bodegas Coloma en la Denominación de origen Ribera del Guadiana. El color es rojo guinda y de capa alta. En nariz se muestra con una elegante complejidad con notas de ciruela, cerezas, chocolate y confituras. Su sabor es intenso y aterciopelado, completado con taninos bien ensamblados y dulces que lo hacen sabroso, suave y equilibrado.


< Tinache-Malvasía. De bodegas Tinache en la Denominación de origen Lanzarote.

El vino resultante de la selección de uvas Malvasia, es un vino blanco joven, de color amarillo pajizo, muy limpio y brillante, con aromas de alta intensidad a frutas, fresco, elegante y perfumado. En boca es persistente y equilibrado con final largo agradable y armonioso.

Un vino para servir a una temperatura de 12 grados centigrados.

 

Arriba