Abril es uno de esos meses del año que tienen algo especial, por lo menos para la gente que tenemos la suerte de vivir en el sur. Sin duda, en Sevilla, abril tiene duende, pasear por sus calles apresando esa sinfonía de aromas y perfumes, en el que sobresale el azahar. Ese "trajín" de gente yendo y viniendo, preparándose para su Semana Santa y sobre todo para su universal Feria. Abril es como los grandes vinos: un estallido de sabores, aromas y matices cromáticos, en una palabra una eclosión de placenteras sensaciones para nuestros sentidos.
En abril, uno de los vinos por excelencia, para su degustación, son los generosos. Y aprovechando que apoloybaco tuvo el placer de visitar durante estos días, una de las bodegas mas importantes del marco de Jerez: Osborne, con un doble objetivo, conocer la bodega y sus vinos y asistir en su interior a un concierto de jazz, del grupo argentino Luis Nacht Quartet. Os recomendamos algunos de los vinos que catamos, guiados por los sabios comentarios de Iván Llanza Ortiz, responsable de relaciones publicas de la bodega.


< Fino Quinta: Un vino elaborado con la uva Palomino Fino, cultiva en las tierras "albarizas" en el marco de la D.O. Jerez, con una vejez promedia de 4,5 años, obtenida mediante el sistema de criaderas y soleras en botas de roble americano. Se nos presenta a la vista pálido, amarillo con reflejos verdosos, brillante y luminoso. De aromas punzantes, almendroso, suave y salino. En la boca es seco, poco ácido, punzante y ligeramente amargo. ideal para aperitivos a una temperatura de servicio de entre 8º y 12º C.
> 10 RF: Es un vino Oloroso Medium, elaborado con Palomino Fino y Pedro Ximénez. Vinificado en blanco y fermentado a temperatura controlada, con una vejez promedia de 6 años mediante el tradicional sistema de criaderas y soleras en botas de roble americano. De color caoba, oscuro y brillante. En nariz es punzante, robusto, consistente con nota clara de oloroso. Su paso por boca muestra ligeras notas dulces del Pedro Ximénez, con cuerpo y redondo. Debe tomarse a una temperatura de entre 12º y 16º C.


< Pedro Ximénez 1827: Obtenido de la variedad que lleva su nombre, con exposición de la uva cortada al sol (soleo), prensado suave y encabezado del mosto. Con una vejez promedia de 6 años, siguiendo el sistema tradicional de criaderas y soleras en botas de roble americano. A la vista presenta un color caoba oscuro, muy denso (lagrimeo). Con profundos aromas de pasificación, muy aromático y perfumado. En boca es muy dulce, armónico, sabroso y profundo. Un vino ideal para después de las comidas, solo o acompañando al postre, siempre a una temperatura de consumo entre 12º y 16º C
> Pedro Ximénez Viejo: Es un vino dulce natural de la variedad Pedro Ximénez, cuya uva cortada ha sido expuesta al sol (soleo). Vino con una vejez promedia de 30 años, su solera fundacional data de 1905. De crianza fisicoquímica siguiendo el sistema de criaderas y soleras en botas de roble americano. Es de color caoba muy oscuro, opaco y profundo. De gran riqueza aromática, con profundos aromas de pasificación, con notas de miel, mermelada de ciruela, torrefactos, almendras, heno, frutas en almíbar y dátiles. En boca es prodigiosamente dulce, denso, muy untuoso y especiado, sabroso y elegante con notas de pasas, manzana y caramelo. Vino de producción limitada ha de servirse entre 12º y 16º C.
 

Arriba