EXPOSICIÓN SOBRE EL MUNDO DEL VINO EN EL BASQUE CULINARY CENTER DE SAN SEBASTIÁN - NEBULOSAS - MIGUEL ANGEL ORIBE

NEBULOSAS es una exposición realizada por el escultor lasartearra Miguel Angel Oribe. Son un conjunto de pinturas y esculturas basadas en el mundo del vino que me ha llevado un año y medio de investigación utilizando distintas técnicas artísticas y 16 D.O. de todo el estado.

Los cuadros y dibujos están pintados literalmente con 24 variedades de uva: tempranillo, mazuelo, merlot, mencía, treixadura, monastrell, pinot noir, graciano, syrah, Cabernet-Sauvignon, viura, pedro ximénez, bobal, garnacha, hondarribi zuri, albariña, verdejo, moscatel, sauvignon blanc, malbec, cabernet franc, chardonnay, macabeo, malvasía...

16 Denominaciones de Origen

Las D.O. que he utilizado son: Rioja, Navarra, Ribera de Duero, Somontano, Cariñena, Valdepeñas, Jumilla, Lanzarote, Rias Baixas, Rueda, Txakoli de Getaria, Priorat, Bullas, Utiel-requena, Jerez y Ribeira Sacra.

El viaje del Vino, de la viña a la cata

Me gustaba la idea de plasmar varias partes del proceso de creación de un vino y así han surgido dibujos sobre el viñedo y la viña, la primera parte de todo el proceso, cuando aún no se nota demasiado la mano del hombre y la naturaleza está trabajando en silencio para hacer crecer la materia prima necesaria, la uva.

El almacenamiento tanto en barriles como en botella ha sido la segunda parte en la que me he centrado plasmándolo tanto en las serigrafías sobre madera como sobre las de pequeño tamaño sobre papel y en algunos de los cuadros. La idea era captar el silencio de esos espacios, el paso del tiempo, la evolución pausada del vino.

Y por último la parte de la cata o de la degustación de los caldos, la parte final del proceso, cuando todo lo hecho comienza a tener sentido, es como probar el paso del tiempo, como sumergirse en el camino recorrido por la uva hasta llegar a nuestro paladar, es magia líquida, otra forma de arte…

Nebulosas

Todo este viaje por el mundo del vino, inexplorado hasta ahora por mí, ha supuesto el descubrimiento de un universo tan sofisticado, tan complejo, tan mágico donde he encontrado sorprendentes sensaciones y placeres caminando en silencio por esos pasillos, los pasillos con historia donde se envejecen los vinos.

Me he adentrado en una nebulosa que te atrapa con sus aromas y sus sabores, una nebulosa de color rojo picota con ribetes fucsia que se vuelven ocres y que te trae recuerdos a vainilla y frutos rojos. Una nebulosa que en boca entra suave y frutal, vivo en acidez con tanino bien pulido. Potente con cuerpo. Muy equilibrado.

¿Se puede degustar una nebulosa?, ¿se puede almacenar la naturaleza?, ¿se puede embotellar el paso del tiempo?. Yo creo que eso es el vino, paso del tiempo embotellado. En el vino hay naturaleza, hay tiempo, hay tradición, hay trabajo, hay técnica, hay sabiduría, hay alma y yo creo haber llegado a su alma saboreándolo y pintando con él.

OTRAS NOTICIAS DEL VINO Y LA ENOLOGÍA
Arriba